Cómo amarme y amar más a los demás | TuCoach en Barcelona

Cómo amarme y amar más a los demás

   

    Estamos enfrascados en nuestra vida diaria pensando todo el día lo que tenemos que hacer, preocupados por la falta de tiempo, muchos “quemaditos” por el trabajo y/o el dinero… Las preocupaciones se imponen muchas veces en nuestras vidas y los temores suelen impedirnos hacer lo que realmente deseamos, con la excusa de que es peligroso o no es “adecuado”. Lo cierto es que somos tacaños con nosotros mismos negándonos lo que queremos de verdad en la vida.

Cómo me puedo amar más a mi mismo

   Probablemente te habrás hecho esta pregunta al leer el comienzo de este artículo. Sí, te das cuenta que es verdad, que no siempre te das lo que quieres. Por otro lado, también lo consideras normal, ya que no nos han enseñado por regla general a amarnos a nosotros mismos y a prestar atención a nuestros deseos. He aquí la razón fundamental por la que nos negamos nuestras necesidades: Es lo que hemos aprendido de nuestro entorno. Desde nuestros padres hasta el resto de la sociedad, lo que se nos inculca es a ser “buenos y considerados”. Por supuesto, se trata de ser buenos y considerados con los demás, no con uno mismo.

¿Y porqué yo no puedo cuidar de mí? La respuesta es bastante obvia, ¿no? Porque se supone que ya lo harán los demás. Por ello, vamos por la vida con la expectativa de que los demás mirarán por nuestro bienestar y nos cuidarán.
No cabe ninguna duda de que necesitamos cosas de los otros y que conviene que nos ayudemos en lo que podamos.  No es menester, no obstante, pretender que nos resuelvan los demás nuestros problemas sin que nosotros pongamos primero de nuestra parte por solucionar el asunto. Ahora bien, lo principal es que empieces a ayudarte  y dejar de ser tan “tacaño” contigo mismo/a.  Como dijo Vicktor Frankl:

“El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia.”

Cómo puedo amar más a los demás

   ¿No pensarás querido lector que todo era con uno mismo? Quizá hayas creído que como el único daño te lo haces a ti al no amarte, pues entonces no pasa nada si no cambias. Pues sí que pasa, ya que si no estás bien contigo, eso lo transmites y puedes hacer daño a los que te rodean.

   Cuando eres tan “tacaño” contigo mismo, ¿crees que puedes estar realmente por los demás? Puede que pienses que es precisamente lo que estás haciendo, pero te pido que reflexiones y pongas  esto en cuestión,  y que te replantees cuándo lo que haces solo lo haces para conseguir algo de la otra persona. Me explico. A ver, si  tú no te cuidas y no les dices a los demás lo que quieres o necesitas, ¿cómo piensas que los demás lo van a saber? Además, como en el fondo sabes que es así, no puedes tener la mente libre para reconocer a la persona que tienes delante, porque tu mente está pendiente de si el otro ha captado lo que tú esperas de él/ella y si te está dando lo que tú quieres.

   Por otra parte, te pido que pruebes a hacer algo diferente y que des algún paso en la dirección de dejar de ser tan “tacaño” con los otros. Regala una sonrisa, que no cuesta nada, sé amable y considerado, sé comprensivo y colabora con los demás (y no me refiero exclusivamente en términos económicos), que es totalmente gratis, escucha sin estar pensando que vas a decir cuando el otro acabe de hablar, ten interés por lo que les pasa a los demás, etc.

   Hay demasiada gente enfadada, sobre todo con ellos mismos, y desafortunadamente  “lo pagan con los demás”. El motivo que está detrás de su enfado y frustración es que no han aprendido a amarse a sí mismos, por lo que no son capaces de amar a la gente de su alrededor.

   El amor empieza por la aceptación de uno mismo tal como es, para después aceptar a los demás, ser tolerante y respetuoso, aunque no compartamos la forma de pensar o actuar de ellos. Así que deja de competir constantemente por ser el mejor, por quedar por encima de todos, y en definitiva, deja de subestimarte, y valórate, no te creas inferior a los otros. El sentimiento de inferioridad es la causa de querer ser importante, de que el ego quiera imponerse por encima del amor a tus semejantes, y lo que te hace esclavo de tener que aparentar continuamente que eres bueno, o que eres el mejor. El psicoterapeuta y autor de libros de autoayuda Nathaniel Branden nos señala:

“Las personas con alta autoestima no se sienten superiores a los demás; no buscan probar su valor comparándose con los demás. Disfrutan siendo quienes son, no siendo mejor que los demás.”

   Permíteme que te diga querido lector que tú ya te mereces ser el protagonista de tu vida y amarte a ti mismo muchísimo. No necesitas el permiso de nadie para amarte y darte cariño. Entonces tampoco castigues a los demás por ser como son o por ser mejores que tú en algunas cosas. Además, tú tienes tus dones especiales; solo hace falta que tomes consciencia de ellos y los valores en su justa medida.

   Y no menos importante es que des a los demás un gesto de cariño, un abrazo, un beso, una simple sonrisa, unas palabras amables, que reconozcas algo bueno de la persona que tienes delante, que te fijes más en lo bueno que en lo que no te gusta de la gente…

   Sam Walton, empresario estadounidense fundador de Wal-Mart, nos dejó un aprendizaje muy valioso en cuanto a la relevancia de la confianza en uno mismo para llevar adelante sus proyectos, a la vez que  ayuda a los demás a crecer personalmente:

“Los grandes líderes mejoran la autoestima de su personal. Si las personas creyeran en ellas mismas, ellos estarían asombrados de todo lo que pueden hacer.”

Si te ha gustado, compártelo en tu red
Social tagging: > > > > > > > > > > > >

Deja un comentario

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: