El camino hacia tu sueño en 3 pasos | TuCoach en Barcelona

El camino hacia tu sueño en 3 pasos

El camino a tu sueñoUn sueño lo podemos descubrir si ponemos atención a nuestros deseos interiores, y lo podemos disfrutar aquí y ahora, sin necesidad de haberlo alcanzado aún. En los tres pasos que vienen a continuación vamos a ver cómo lo podemos conseguir.

Redefinir el éxito

La elección de un oficio o carrera profesional es  consecuencia de cómo pensamos en un momento determinado de nuestra vida. Con el tiempo todos cambiamos de una manera u otra. O según como se mire, empezamos a ser quienes realmente estábamos destinados a ser, si es que nos atrevemos a ello.  Entonces, lo que un día planeamos para nosotros, muy posiblemente que haya quedado hoy obsoleto. La decisión de aquel momento ya parece que no fue una buena decisión, pero es solo desde la perspectiva de ahora. Lo cierto es que siempre hacemos lo mejor que podemos para cumplir nuestro sueño.

Por otro lado, muchos de nosotros tenemos una idea del éxito basada en ganar mucho dinero, tener poder, conseguir admiración, etc. Ir en busca de todo esto no estaría mal si no fuera porque muchas veces nos obsesionamos con conseguirlo, olvidando nuestros verdaderos deseos. Hacer lo que nos apasiona es relegado a un segundo plano, o incluso menos que eso, y olvidado por la obligación de ganarse la vida y alcanzar el éxito tal y como lo hemos definido antes. Recordemos lo que dijo Briggitte Bardot:

” He tenido éxito en la vida. Ahora intento hacer de mi vida un éxito”.

Por lo tanto, lo primero que podríamos hacer es redefinir nuestra idea del éxito. Si decidimos que hacer lo que nos apasiona es nuestro sueño, que quizá no necesitamos primero hacer mucho dinero, que tal vez no es tan importante conseguir la admiración de todos… empezaremos a crear un marco totalmente diferente a partir del cual descubrir nuestra pasión en la vida.

Descubrir tu sueño o pasión

Cuando no estamos acostumbrados a pensar en nuestros deseos, se hace difícil de entrada encontrar nuestra pasión, nuestra vocación, lo que deseamos para nosotros realmente. Pero si no vivimos por nuestros sueños, ¿qué sentido tiene la vida? Ya lo dijo George Bernard Shaw:

“Mientras tenemos un deseo, tenemos una razón de vivir. La satisfacción es la muerte”.

Sin embargo, poco a poco podemos empezar a descubrir las cosas que nos interesan. Se trata de focalizar la atención hacia nuestro interior y hacernos preguntas acerca de cómo sería nuestro sueño, cómo lo podríamos alcanzar… Un Coach es la persona que acompaña a en este proceso haciendo preguntas poderosas para que el cliente aclare sus ideas, visualice su sueño y planifique la acción para alcanzarlo.

Es importante señalar que descubrir lo que deseamos con pasión puede suponer periodos de confusión, “equivocarnos”, tener que redefinir nuestro sueño… De esta forma, poco a poco nos vamos acercando a donde realmente deseamos estar, aprendiendo durante el proceso. Es necesario dar el paso y pasar a la acción, a pesar del miedo y la confusión iniciales.

Disfrutar del viaje

Cuando se pasa a la acción y se emprende el “viaje” hacia la consecución de nuestro objetivo, es importante tener en cuenta que, desde ese momento ya podemos e incluso deberíamos empezar a disfrutar del “viaje”. No es una obligación, desde luego, pero ¿merece la pena solo contentarse con la alegría de llegar a la meta? ¿Y si no llegamos nunca? Y de todas maneras, como dijo el famoso escritor Wayne Dyer:

“Cuando bailas, tu objetivo no es ir a un lugar determinado de la pista. Es disfrutar cada paso del camino “.

El camino está lleno de excitación, descubrimientos, nuevos paisajes… A pesar de los obstáculos, el camino hacia nuestro sueño es nuestro presente y podemos disfrutar de las cosas que nos pasan. Podemos destinar momentos a la reflexión, a la dedicación de los asuntos cotidianos, e incluso a las atenciones que requiere nuestro sueño, pero después podemos disfrutar con lo bonito e interesante que supone la experiencia en sí, disfrutar de probar cosas nuevas y de conocer gente nueva.

Se puede definir el “viaje” como la oportunidad para ser feliz. Jorge Luis Borges dijo:

“He cometido el peor pecado que uno puede cometer: no he sido feliz”.

Parece gracioso, pero además es que es muy real. Perdemos tanto tiempo deseando cosas y pensando en el futuro que olvidamos ser felices aquí y ahora, en este momento, el presente.

Un coach apoya a las personas que desean iniciar este proceso de autodescubrimiento para luchar por sus sueños y disfrutar en el camino, y encuentra el sentido a la cita de Eleanor Roosevelt:

“Se disfruta más haciendo disfrutar a otros. Debería pensar más en la felicidad que es capaz de causar”.

Imagen|Cortesía de bplanet Freedigitalphotos.net

Si te ha gustado, compártelo en tu red
Social tagging: > > > > > > > > > > > > > > > > > > > >

Deja un comentario

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: