“¿Es mejor hablar o morir?” Es la pregunta que nos invita a reflexionar para mostrarnos la inutilidad del silencio. Aunque lo utilizamos para evitar ser heridos, lo único que conseguimos es dejar de vivir. Veamos por qué salir del silencio es crucial, porque si uno está dispuesto a vivir, tendrá que arriesgarse y salir del silencio. Ser valiente no es una opción para vivir, es la única forma.

Salir del silencio

 “¿Es mejor hablar o morir?” es una frase conocida por la película Call Me By Your Name, del director Luca Guadagnino, donde la madre del joven Elio le lee esa frase de la traducción alemana del Heptamerón. No es más ni menos que una pregunta que empuja a entender la importancia de la palabra. Ese momento es lo que hace posible que se desencadene todo lo que viene después. El valor a hablar que adquiere Elio le permite vivir el momento en un verano inolvidable. De otra forma, no hubiera sucedido nada.

 Por ello, si uno está dispuesto a vivir, tendrá que arriesgarse y salir del silencio. En el armario no se puede ser feliz. Hace falta dar un paso adelante, mostrar quien es uno en realidad, y lo que quiere. En el caso contrario, lo que hacemos es morir en vida. No llegaremos muy lejos viviendo de forma cobarde y reprimiendo nuestros sentimientos.

Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos” – Antoine Saint Exupery

 Elegir nuestro propio camino implica abrirnos a las experiencias. Se trata de expresarnos y transmitir al mundo que estamos vivos. Es así cómo florecemos y nos sentimos satisfechos con nuestra existencia. “Hablar o morir” es tan sólo una forma de decir que no podemos permitirnos vivir en la inexpresión. Tenemos que salir ahí afuera y “hablar”.

 salir del silencioEl silencio por no ofender o desagradar a los demás nos sirve para protegernos a corto plazo, pero sólo interfiere en nuestra felicidad a más largo plazo. Necesitamos comunicar lo que sentimos a quiénes nos importan. Pedir lo que deseamos es crucial. Y también lo es poder actuar en consecuencia.

“Los cobardes mueren muchas veces antes de su muerte, mientras que el valiente prueba el sabor de la muerte una sola vez.”-William Shakespeare

Ser valiente

 Nos equivocaremos quizá a veces al elegir a las personas con las que podemos sincerarnos, pero no debe ser excusa para morir en el silencio. Fracasar en el intento es mejor que morir sin haberlo intentado. Podemos aprender de nuestros fracasos y actuar de forma que nuestras decisiones posteriores sean más acertadas. Lo que no vale es renunciar a nuestros sueños.

Es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió.” – Antoine Saint Exupery

 Para sentirnos vivos y enriquecernos con las experiencias, no podemos permitirnos el lujo de tener unas expectativas tan altas que impidan que actuemos. Si solo estamos preparados para que las cosas nos salgan siempre bien, nos frustaremos cuando eso no ocurra. Y no es descartable que eso suceda varias veces. Debemos afrontar el riesgo de que los demás no nos entiendan o no compartan lo que deseemos expresar. Pero, si es nuesta necesidad, no debemos privarnos de ello.

 No es necesario decir todo lo que uno piensa, sino tan solo lo que es imprescindible para nuestro bienestar Expresarse con respeto forma parte de la vida de los seres humanos, que necesitan comunicarse y hablar de lo que les preocupa. Ser asertivo no es actuar con agresividad, pero tampoco permitir que otros impongan su criterio siempre por encima de nuestras necesidades. Sí, ello requiere coraje para defender aquello en lo que uno cree. No todos lo tienen.

“No podemos estar seguros de tener algo por lo que vivir si no estamos dispuestos a morir por ello.“-Ernesto Guevara

  Lo peor de todo es llegar a viejos y darnos cuenta que hemos perdido demasiado tiempo. Hasta resulta trágico hacernos mayores y constatar que hemos vivido sin expresar lo que pensábamos y/o sentíamos. Es triste que al final de nuestro camino seamos conscientes que fuimos cobardes y dejamos de lado nuestros sueños, tan solo por miedo. Por no ser suficientemente valientes, podemos perder las oportunidades que nos da la vida para lograr nuestros sueños. Y la vida es tan corta, que no nos damos cuenta y aquello que un día estaba a nuestro alcance, en un instante ya se ha desvanecido para siempre.

“La valentía no es la ausencia de miedo, sino la fortaleza de seguir adelante a pesar del miedo.”-Paulo Coelho

¿Has estado en el dilema de “hablar o morir”? ¿Qué hiciste entonces? ¿Harías algo diferente ahora?

Via| Harpers Bazaar

Imagen cortesía de nenetus|Freedigitalphotos.net 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *