¿Y tú?, ¿eres auténtico? | TuCoach en Barcelona

¿Y tú?, ¿eres auténtico?

Ser auténtico“-¿Duele eso?-preguntó el Conejo.
-A veces-dijo el Caballo, porque siempre decía la verdad-. Cuando uno es real, no le importa que le lastimen.
-¿Sucede eso de golpe, como cuando a uno le dan cuerda?-preguntó el Conejo- ¿O poco a poco?
-No sucede de golpe-dijo el Caballo. Uno se vuelve así. Se tarda bastante. Por ese motivo, eso no le sucede a menudo a los que se rompen con facilidad o que tiene hilos que se pueden cortar y que deben ser cuidados en extremo. Por lo general, cuando uno es real, le han arrancado la mayor parte del cabello y se le caen los ojos y se le aflojan las articulaciones. Pero esas cosas no tienen ninguna importancia, porque cuando uno es Real no puede ser feo, salvo para la gente que no comprende.” Éste es un relato que he leído hace poco y que pertenece al libro “The Velveteen Rabbit” de Margery Williams. En él, dos juguetes, el Conejo y el Caballo hablan de la posibilidad de convertirse en verdaderos seres reales, con el sufrimiento que eso supone.

 Ser uno mismo es ser auténtico, pero no es una tarea fácil. De hecho, hay que ser muy valiente para serlo, y como dice el Caballo, “que no te importe que te lastimen”. Ser tú mismo es hacer lo que quieres hacer a pesar del miedo. Cuando una persona es real, ha pasado ya por el sufrimiento, la frustración, de quiénes saben que no pueden contentar a todos. Además, lo ha acabado aceptando como algo normal. El caso contrario, es el de las personas que desean ansiosamente gustar a todo el mundo y que quieren ganarse la aprobación de la mayoría. Sin embargo, si eres fiel a tu esencia, puedes ser original y único.

 Nuestra sociedad nos motiva a que seamos y nos comportemos de tal manera que nos acerquemos al perfil de los que buscan la aprobación de otros, y no son ellos mismos. La educación que hemos recibido desde que éramos pequeños estaba basada en aceptar lo que otros, nuestros padres, maestros, etc., nos decían. Entonces nos programaron de una determinada manera para buscar la aceptación de los demás e integrarnos en grupos, en la sociedad. Hoy en día seguimos mayormente con aquélla programación, buscando la aprobación de otros, aceptando las ideas de los medios de comunicación de masas, y casi no nos atrevemos, ya digo en su gran mayoría, a cuestionar las cosas.

 Creemos que lo sabemos todo, cuando en verdad no sabemos prácticamente nada. Cuando en realidad  siempre tenemos la tarea de autodescubrirnos a nosotros mismos, ¿cómo podemos creer que lo sabemos todo del mundo que nos rodea? Y es más, ¿cómo podemos creer incluso que sabemos lo que les conviene a otros? Si cada persona es diferente, no todos tenemos porqué compartir las mismas ideas y opiniones. Cada uno tiene y crea su propio mundo, y está en su derecho, siempre y cuando respete también el de los demás. Lo que puede ser válido para unos, no tiene porqué funcionar para otros. El estilo de vida y las aspiraciones de cada persona pueden ser tan variados como lo son los tipos de personas y culturas que existen.

 Si te atreves a hacer lo que los demás no esperan de tí, si antepones tu dignidad y tu libertad, si actúas como te sientes y no te importa enfrentarte a que te hagan daño, si prefieres ser fiel a tus convicciones aunque eso suponga defraudar a los demás, entonces me atrevería a afirmar que eres muy real, muy auténtico, y como dice el Caballo, “cuando uno es Real no puede ser feo, salvo para la gente que no comprende”.

¿Y tú?, ¿eres auténtico?

Si te ha gustado, compártelo en tu red
Social tagging: > > > > > > > > > > > > > > >

4 Responses to ¿Y tú?, ¿eres auténtico?

  1. Deja que esta voz que está en el rinconcito de tu ser salga del fango y se transforme en el oro más sublime y noble. Esta voz llena de gotas de oro, de amor puro, te guie hacia el camino que tanto buscas. Vive tu promesa.

  2. Melisa Sabrina Gonçalves dice:

    Ser auténtica, para mi, me confinaría a quedarme sola..y también forma parte de mis deseos tener una familia constituída..marido…hijos.. las normas sociales nos obligan a mentir, xq nos ponen en situaciones contradictorias en las que ¿habrá que elegir?. Entonces, teniendo en cuenta ésto, la pregunta sería: ¿se puede tener todo? Yo creo que TODO nadie lo tiene; todos aspiramos: o por lo menos aquellos que seguimos siendo “como niños cuando entran a una juguetería”; pero sí se puede aceptar que hay leyes sociales con las que uno no se identifica, pero si uno quiere “seguir perteneciendo” (sobre todo porque eso también nos hace felices) debe dejar de lado la utópica idea de ser totalmente auténtico, sincero, leal a todo; y hacer lo que más se aproxime a esa idea, sin abandonar los deseos más íntimos e importantes. Prefiero ser fiel a mis deseos a ser 100% auténtica; porque no sé si con los demás, pero conmigo lo voy a seguir siendo; y eso es lo importante.

    • Manuel Mata dice:

      Muchas gracias Melisa por tu comentario. Me parece muy interesante tu planteamiento porque en él subyace una creencia limitante muy arraigada en nuestra sociedad. Al ser educados para integrarnos en la sociedad vamos perdiendo nuestra autenticidad de niños, hasta el punto de creer, equivocadamente a mi parecer, que no podemos ser nosotros mismos y estar con los demás a la vez.
      Ser auténtico, tal y como yo lo veo, es precisamente atender a nuestros deseos, y si uno de ellos es estar con otras personas y disfrutar de compartir momentos, eso no significa que estemos dejando de ser auténticos. Claro que no podemos hacer todo lo que queramos (ese es un pensamiento que solo los niños creen) y que a veces nos convendrá ceder para estar con otros, pero la cuestión es que lo hagamos conscientemente y voluntariamente.
      Estar con los demás no tiene por qué ser contrario a dejar de ser uno mismo (aunque ya sabemos que eso ocurre, ¿verdad?). De hecho, podemos elegir cuando hacer valer nuestros deseos, necesidades, deseos u opiniones, y cuando optamos, si no se trata claro de nada primordial para nosotros, por dar a los demás desde nuestro corazón.
      Es posible que no podamos tener todo a la vez, pero podemos conseguir más cosas de las que pensamos cuando cambiamos nuestras creencias limitativas por otras que nos permiten superarnos y alcanzar nuestros sueños.

      Un cordial saludo.

Deja un comentario

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: